viernes, junio 16, 2006

Crisis existencial

/Me persigues miserable y ruin, sin miramientos
aciertas indistintamente en forma, lugar y tiempo
Habiamos huido de ti muchos atardeceres
pero el escondite dura el tiempo del no tiempo
despedazando nuestra fe, camaleonico demonio,
empleas mil artimañas para dar con nuestras almas
lo derrumbas todo, con tus pasos dolorosos.

/Pense que al empezar de nuevo
la oportunidad era el golpe certero
pero me equivoque al subestimar,
el ruido de tu maldad.
Y mientras las horas se cansan de pensar
voy cabalgando entre las estaciones de mi alhomada sin musitar
y leo, las piedras,las agujas,los amaneceres leo...
buscando un remedio a esta maldicion escrita en sepia.

1 Comments:

Blogger Alguien said...

Excelente descripción del enemigo silente, que nos devora y extirpa toda posibilidad de ser felices. Pero te aseguro que ahora mas que nunca te odia, pues su principal arma es el olvido y la invisibilidad. Al hablar de el lo dejas al descubierto, indefenso y fieramente herido. Sigue en la lucha, la felicidad debe ser nuestra única meta. Me gusta como escribes. Bye.

10:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home